Rifle Express .500 N.E. - Armas de caza Gravex

Armas GRAVEX
Rifle Express Gravex
Armas Gravex Rifles Express
Armas GRAVEX
Vaya al Contenido

Rifle Express .500 N.E.

Expertos opinan
EL ARMERO por Luis Pérez de León
Revista HUNTERS nº 40
Express GRAVEX Palabras Mayores

"Inaugurado express .500 N.E. en parada de una carga de elefante macho (kumba) a distancia de tres metros en el Bngoro denso. Magnifico funcionamiento; sin problemas. Solo agregar felicitaciones por el arma."

Esta es la traslación literal de una comunicación vía fax, fechada el 12 de mayo de 1996 en Malabo, y firmada, previo abrazo por Félix Barrado, quien como saben bien los lectores de HUNTERS es uno de los más activos y solicitados profesionales para la caza en África.


Experiencias
Ese fax llegaba hasta España, más concretamente hasta la bella Fuenterrabía, enviado por un innegable especialista en la caza de elefantes, maestro, además en los lances de selva. Sus safaris en las densas, cabría decir enmarañadas, espesuras de Camerún, en las que para que el lector se haga idea, muchas veces hay que utilizar el flash de las cámaras en pleno día por lo intenso de la penumbra, no admite fallos ni dilaciones a la hora de disparar. El propio Barrado me confirmaba como las más de las veces no ves un elefante hasta que una “pared” de vegetación se te viene encima y entonces sólo tienes unos breves segundos para colocar el tiro, apuntando en un ángulo más propio para la caza de las aves. Los elefantes de selva son generalmente más pequeños que los de sabana, pero las extremas condiciones en las que se desarrolla su pisteo, aproximación y disparo (no digamos ya si hay que rastrear una pieza herida), suele generar  unos niveles de adrenalina en concordancia con la emoción y el imborrable recuerdo que esa experiencia supone para el cazador. Pero sencillamente, ahí no se puede fallar, ni el hombre, ni el arma.
 
Y si hablamos de experiencia, la de Barrado debe contabilizarse en una “percha” ya bien por encima del millar de proboscídeos, una cifra que por sí misma ilustra cómo y cuánto debe saber este menudo español a la hora de enfrentarse con el mayor de los mamíferos terrestres. De cómo, o mejor dicho, con qué puedo dar fe personalmente, pues hace unos cuantos años tuve oportunidad de probar varios de sus rifles para un artículo publicado en la revista ARMAS. Aquellos eran dos Doumolin y un Holland en calibres .405J, .500 N.E. y … no logro recordar el tercero. Pero en fin “medicinas” adecuadas para los tratamientos que él procuraba con frecuencia en tierras africanas.
 
Sin embargo, no era ninguno de esos rifles a los que Félix se refería en su escrito. En esa ocasión su experiencia y profesionalidad habían confiado en un arma también clásica y exquisita en sus formas como rigurosa y potente en su estructura: las felicitaciones del “White Hunter” se referían a un rifles Gravex, un rifle, además, español.

El triunfo de la voluntad
Esa frase, además del título de una famosa película-reportaje alemana de 1934, sirve también para reflejar el tesón y la experiencia volcada por un vasco apasionado de la caza y de las armas, que hace ya más de tres lustros comenzó la ardua labor de fabricar armas de la máxima calidad.  Gabriel Romero de Abaroa, ese ese su nombre, es hoy una persona bien conocida y relacionada en los ambientes cinegéticos, no sólo españoles, y sus “productos”, ya sean rifles express, de cerrojo, o escopetas, se han ganado un merecido prestigio que se comprende de inmediato con sólo tener en las manos una de sus armas. Desde hace ya doce años Gabriel dispone de su propia marca: Gravex y  son muchos y muy importantes los cazadores que las han incorporado a sus baterías aunque por discreción, atendiendo a lo requerido por el fabricante no demos sus nombres, permitiéndonos el caso de Barrado por su carácter de profesional y el de Enrique Galdón un amable industrial madrileño que incluso ha tenido el más que detalle de prestarnos su flamante Gravex del .375 H&H para mostrárselo a ustedes.
 
Express, la esencia de la caza
Creo sinceramente que ya se han publicado tantos artículos de rifles express que resulta un tanto reiterativo volver a comentar sus detalles estructurales basados por si fuera poco. En diseños ya mucho más que centenarios. Son y todos lo sabemos la esencia de la caza en la expresión más clásica y "romántica" que hoy puede permitirse el cazador (si es que puede permitírselo, habría que añadir, ya que los express "de verdad" y más si son "africanos" no están al alcance de todas las economías).
La imagen del express "paralelo" se asocia con todo lo que de afectivo puede suponer para un aficionado "África" el "safari"; seguro que mucho más que un continente o una cacería para nosotros. Pero además hoy como siempre el rifle express no es sólo "expresión poética". Su efectividad, su inmediatez de encare y velocidad para repetir el tiro lo sitúan a la cabeza en prestaciones para muchos, y también nuestras sierras saben de su eficacia. "Cuenta" cómo es un rifle express, su silueta, su prestancia, grabados y las tallas de su madera pero lo que más interesa es cómo está hecho, máxime hoy día cuando las modernas técnicas constructivas muchas veces nos ofrecen cosas que parecen ser lo que en realidad no son.
 

Autopromoción
Como es fácilmente demostrable, Gravex no publicita de forma alguna sus armas, al menos no como es habitual en los medios específicos de este ambiente. Es, únicamente, el "boca a boca" de cazador a cazador el sistema efectivo de promoción que emplea su marketing. Por lo que se ve, un diálogo entre clientes satisfechos. Seguramente influirá el que esta marca no sería capaz de atender una mayor producción, sin atentar contra esa primorosa atención que incluye cada una de sus armas.
 
Emilio Galdón me comentaba que ha sido alrededor de un año y medio el que ha mediado hasta que su rifle se ha considerado "O.K." por el carácter auto crítico de Gabriel Romero (éste habla de un año de demora y de la entrega de un express por mes). Me contó también cómo el máximo responsable de Gravex le ofreció cerca de treinta escalabornes de la más seleccionada raíz de nogal para, una vez mojados a fin de resaltar sus vetas, elegir el que quería que se montase en su rifle.
 
En los Gravex se han sabido conjuntar admirablemente el saber hacer de unos artesanos maestros en su profesión, con materiales de primerísima calidad, incluso con coladas de acero exclusivas para la obtención de las básculas (siempre demiblock) y cañones. Después vienen los exhaustivos y rigurosos ajustes para conseguir lo más difícil en un rifle express, es decir, lograr que los impactos agrupen en el área más reducida posible. Todo el proceso constructivo es personalmente supervisado por Gabriel Romero, quien se esfuerza en que cada uno de sus "hijos" tenga finalmente ese sello de calidad y perfección que ha llevado a más de uno a comparar estos rifles con los Holland actuales. Una comparación que desde luego no se cumple en el aspecto económico, pues aunque como es evidente no hablamos de armas baratas (ni pueden, ni pretenden serlo), los precios de los Gravex se sitúan desde luego muy por debajo de lo que hoy cuesta uno de esos emblemáticos rifles ingleses.
 
Palabras mayores
Para tener una toma de contacto "en directo" y para comprobar la precisión de estas armas, concertamos una cita en el madrileño polígono de Canto Blanco donde el .375 H&H de Enrique Galdón situó los impactos de las balas de 275 grains Soft Point de la munición Remington con la que estaba puesto a tiro a no más de 4 mm uno de otro. La distancia era de 50 m (en ese polígono no tenemos otra posibilidad para disparar con rifle), pero lo magnífico de los resultados evidencia unas prestaciones extraordinarias. Además, Enrique me comentó que ha probado con cartuchos de otras marcas y pesos y que la precisión se mantiene con el lógico cambio en el punto de impacto.
 
Probamos también un .450 N.E. del propio Gabriel y con unos cartuchos bien "calientes" como los que más aprecia su propietario quien dice disfrutar "sintiendo" el rifle en el hombro. Les aseguro que la energía que liberan hacia atrás esos 500 grains de bala que salen por cada cañón, debe ser toda una delicia para Gabriel desde luego no para lo que se ponga enfrente.
 
Más que complacidos por los resultados obtenidos con ambas armas, fue momento también para comentar entre varios aficionados la exquisitez de los soberbios grabados "scroll" que presentaban ambas básculas, así como los intachables ajustes entre madera y metal que exhibían los dos rifles.
 
No deja de ser gratificante que en una época en la que varias de las principales empresas armeras españolas han desaparecido, haya quien se encargue de mantener viva (y con muy buena salud por cierto) la ilusión y el compromiso de fabricar armas, máxime, como sucede en este caso, si éstas son de sobresaliente calidad.


+ 34 696 074 237
info@armasgravex.es
(C) Copyright GRAVEX 2017
Regreso al contenido